26 diciembre 2008

Uniroyal Fun Cup #55 ¿escarabajo o cucaracha?

Llegó la navidad un año mas y con ella un regalo inesperado. Inesperado para mi y para el público del blog... si es que queda aún algún paciente lector entre parón y parón -ejem...-.

Hoy tenemos un bug, o sea un insecto, un escarabajo alemán. Pero no uno cualquiera, si no uno inmortal. Y es que el viejo escarabajo es pura energía. Ni desaparece ni se destruye, sino que se transforma una y otra vez. Y esta vez lo hace en forma del divertido Fun Cup.


La premisa que dio origen a la Fun Cup era crear un coche emblemático y divertido para resistencias. Y a partir de ahí en 1997 nace este peculiar campeonato.
La idea es que cualquiera pueda permitirse participar sin invertir una gran suma de dinero. Y así se organizan resistencias de 3h en los que participan equipos de 2 a 4 pilotos. El coche, prácticamente, lo pone la organización.


Esta es ya la 3ª o 4ª decoración de este modelo que nos llega de Revell. Hasta la fecha el único fabricante que nos ofrece esta peculiar versión del Beetle. Y posiblemente es la decoración mas espectacular de las 4.
A primera vista es un coche que llama poderosamente la atención por su acabado mate y la sorprendente disposición de los patrocinadores sobre la carrocería.


Con una mirada mas atenta, descubrimos que la decoración esta realizada con calcas y no con tampografía. Y creo que los curritos que se encargaron de colocar las calcas las han pasado canutas para adaptarlas a los curvos volúmenes de la carrocería. De hecho el resultado es desigual. Por zonas quedan fantásticamente, o rasgadas, arrugadas o con algunas burbujas. Me temo que no hicieron demasiado uso del famoso Micro Sol.


Aún así el resultado sigue siendo estupendo si no buscamos los fallos a propósito. Eso si, no creo que lo mas adecuado sea meter este modelo en la pista si apreciamos mínimamente su delicada decoración.


La reproducción a escala es excelente. No hay detalle del modelo original que echemos en falta. Tanto los volúmenes de la carrocería, como los pequeños detalles que salpican y caracterizan esta versión del escarabajo, ocupan escrupulosamente su lugar.

Las tomas de aire y retrovisores.


El soporte del alerón trasero.


Los pilotos traseros.


El piloto, su casco y su traje...


... perfectamente colocado en una poco habitual posición central.


En definitiva es un de esos modelos que podemos mirar y admirar durante horas y horas, y que nunca dejará de sorprendernos.

Veamos algo de su sencilla mecánica.
El chasis se sujeta mediante 4 tornillos y no es plano, presenta numerosos volúmenes que se acercan a la pista. Los tetones de carrocería y chasis encajan con precisión, de modo que la basculación queda completamente anulada. Aunque tampoco sería imposible crear un poco de holgura entre ambas piezas para lograr una basculación decente.


El alojamiento del imán, del motor o de la corona, quedan por debajo del plano del chasis obligando a colocar el alojamiento de la guía mas bajo. Guía, que por cierto, posee una pala enorme y que nos va a garantizar una buena estabilidad. A no ser que usemos pista SCX, donde irá rozando el fondo del carril.


Llama la atención la disposición inclinada del motor. Por una parte no se entiende por que se coloca así en lugar de en una posición 100% plana. Y por otra parece ser una seña de identidad de la casa. No es resulta práctico se mire por donde se mire, pero ahí está.


Los engranajes son de plástico, a pesar de lo cual la transmisión no resulta de lo mas silenciosa. Algo que también puede deberse a la escasez de lubricante que se aprecia entre un piñón de 9 dientes y una corona de 27.


Ambos ejes, de 2,2mm de diámetro, van insertados en el chasis mediante cojinetes de plástico.


Podemos apreciar las mínimas medidas de las llantas y el dibujo de la goma, que al tacto parece blanda. Las 4 llantas son iguales. Miden 6mm de ancho y 15,5mm de diámetro. 18mm con la goma colocada. La garganta de la llanta a penas mide 2mm de ancho por lo que resulta incompatible con cualquier goma estándar del mercado.


La anchura total de los 2 ejes es de 51mm. La distancia guía-eje trasero de 80mm. La anchura de la carrocería es de 56mm, el largo de 121mm y la altura de 46,6mm. Con estas cotas se parece mas a un turismo que a un coche propio de resistencia. Algo que no tiene la menor importancia, ya que cualquier campeonato Fun Cup es una monomarca.


Lo pide a gritos, así que ¿Nos atrevemos a darle caña en la pista?
Si lo hacéis os agradeceré vuestros comentarios, ya que de momento mi pista sigue cerrada indefinidamente.
Aunque todo se andará...

28 agosto 2008

Peugeot 207 de Avant Slot, eres grande pequeño

Avant Slot es una marca de slot empeñada en hacer las cosas bien, y no solo eso. Novedad tras novedad se nota que además buscan ser los mejores. Tras ver la pequeña maravilla que han logrado con el Peugeot 207, solo cabe pensar que lo han conseguido.


El Peugeot 207 actualmente es uno de los coches oficiales que participa en el IRC. Campeonato con menos pompa y presupuesto que el WRC, pero no por ello menos interesante.



A primera vista el coche parece lo que es, una logradísima reproducción a escala. Ni mas ancho, ni mas grande. Nada se sale de ojo, salvo su belleza.



El detalle del modelo es excelente. Los volúmenes y curvas están perfectamente solucionados por el modelista. Aportando todo el detalle necesario allá donde es necesario. Con lo cual podemos pasarnos un buen rato admirándolo.



La pintura y la tampografía no requieren ninguna virguería técnica.
El blanco es sólido y perfectamente opaco, nada de plástico barnizado, como ofrecen otras marcas.
La tampografía es impecable. Tanto los elementos de gran tamaño como los pequeños detalles están tratados con el mismo mimo. Nada se transparenta y todo se adapta perfectamente a los complicados volúmenes del coche.



La rejilla del frontal que protege la gran boca negra, los retrovisores, el alerón y otro montón de mínimos detalles constituyen ese toque de realismo que hacen de este modelo algo muy especial. Algunos de estos detalles parecen extremadamente delicados. Pero Avant slot está en todo y junto al coche vienen 2 retrovisores de repuesto realizados en goma.



El interior es una auténtica gozada.



Sencillo, pero plagado de talles que acaparan la atención de cualquier curioso que se asome por la ventanilla.



¿Y en el apartado mecánico que nos encontramos? Pues encontramos un prodigio de diseño que ojalá funcione a la perfección.



De serie viene configurado en angle winder con tracción a las 4 ruedas gracias a una transmisión por poleas. Aunque admite otra posición mas del motor y varios tipos de transmisión, y todo ello sin necesidad de adquirir o añadir nuevas piezas al chasis, exceptuando corona y piñón.



El chasis admite cantidad de reglajes para dejarlo completamente al gusto del consumidor.



En fin, solo nos queda colocarlo en la pista. El disfrute está completamente garantizado.

Y para terminar esta pequeña premiere un sugerente fondo de escritorio. ;)

06 julio 2008

Eagle Gurney-Weslake T1, la F1 en los años 60

¡¡Se ha movido algo!! ¡¡El blog esta vivo!!

Sí, aunque no lo parezca esta vivo. Y tras unas laaaargas vacaciones blogeras vuelve a ofrecernos mas slot. :)

Hace muchos meses, cuando vi en la feria de Núremberg que Superslot anunciaba una caja en edición limitada que iba a alojar en su interior dos joyas de la década de los 60, un único pensamiento vino a mi cabeza -¡Por fin! Mis plegarias han sido atendidas-.

Tras una larga espera, mucha paciencia y casi 80 euros menos en mi cuenta -¿Quién dijo crisis?-, por fin han llegado a mis manos en esta preciosa caja. Junto a los coches hay una tarjeta certificando una tirada limitada de 7.000 unidades.



El trabajo de Superslot es canela fina y coloca el listón tremendamente alto.
Por sacar algún pero, en comparación con su competencia, encarnada en los GP Legend de Cartrix o SCX, hay que decir que resultan canijos y poco o nada manejables, siempre pensando en enfrentarlos en la pista, claro.



De momento vamos a centrar la entrada de hoy en el Eagle, pilotado por Dan Gurney, con el que consiguió una victoria histórica en el gran premio de Bélgica en 1967. En el interior de la caja encontrareis una breve pero jugosa crónica de esta apasionante carrera.



Como decía es pequeño en comparación con otros GP Legends reproducidos en slot. Y sí, es pequeño pero matón. Los milímetros de menos se ven compensados por cantidad y calidad de detalles asombrosos.



El color base es un discreto color azul, que solo cuando uno se fija en detalle, se aprecia que además es metalizado.



La tampografía que luce es impecable, hoy por hoy la mas fina y delicada que podemos encontrar en el mercado con muchísima diferencia.



La carrocería esta llena de remaches diminutos que aumentan el realismo del modelo. Sus formas son suaves, perfectas.



Las entradas de aire realmente dejan pasar el aire. Donde el plástico se queda corto, aparecen inserciones metálicas de fotograbado o malla metálica que aumentan, mas si cabe, el realismo de esta maravilla.



Inevitablemente uno ha de detenerse en la parte trasera, donde estas leyendas de la F1 de finales de los 60 se vuelven absolutamente espectaculares.



Casi la mitad del motor está completamente a la vista. Como veo algo complicado describirlo con palabras, mejor será deleitarse con las fotos del mismo.





Las llantas ruedas, gomas y suspensiones siguen a la altura del resto en cuanto a detalle. Si bien las ruedas traseras parecen algo mas pequeñas que en el modelo original. Además el eje trasero da la impresión de ser mas estrecho. No obstante son detalles que no desvirtúan en absoluto el modelo de slot.





El piloto y el puesto de pilotaje son sencillos, como en la época, pero no por ello menos detallados.





En cuanto a la mecánica, es la "típica" en estos casos. Motor slim de la casa con escaso freno e imán y muchas revoluciones; combinación peligrosa. Relación de corona y piñón 27/9 , ambos de plástico. La guía es de tornillo con el sistema de cambio de trencillas rápido de Superslot.

La medida entre ejes es de 75.6mm, la batalla (medida desde el eje trasero al tornillo de la guía) es de 84mm. Longitud total 128.6mm, anchura 57.6mm (eje trasero) y altura 52mm.



Cuidado al desmontarlo. La parte superior e inferior de la carrocería están unidas de modo casi invisible por la suspensión trasera. Hasta que no se suelta una, uno no se explica porque siguen unidas ambas piezas tras retirar todos los tornillos.



En cuanto a comportamiento dinámico poco puedo aportar de momento. Sin imán se muestra nervioso y acusa la falta de grip de las gomas junto a un motor poco dócil. No obstante es una auténtica delicia ver en movimiento un modelo como este en nuestro circuito.

Y como siempre, ahí va un fondo de escritorio de regalo.

06 abril 2008

Tornillos métricos, la receta del abuelo

¿Para que sirve un tornillo métrico?

Para facilitar la basculación de la carrocería.

Esto... ¿Y qué es eso de la basculación?

Básicamente es un efecto que se consigue al aflojar los tornillos que sujetan carrocería y chasis. Gracias a esto las vibraciones del chasis no son transmitidas a la carrocería dotando al coche de mayor estabilidad... en la mayoría de los casos.
Es casi la función de la suspensión en un coche de verdad.

¿Y qué pinta un tornillo métrico en todo esto?

Estos tornillos suelen ser lo suficientemente largos para poder dejarlos sin apretar sin que se caigan. Además la parte de la rosca mas cercana a la cabeza es lisa, con lo cual se evita que la rosca del tornillo se trabe en el chasis dificultando la basculación.




Aclaradas estas incógnitas vamos con el tutorial.

A todos nos gustaría tener siempre nuestros coches preparados y afinados para correr. Claro que el desembolso en material puede ser espectacular.

Hoy os planteo un tutorial que os permitirá ahorrar algunos euros en el presupuesto de tornillos métricos. Vamos a hacerlos a partir de los que traen los coches de serie.

El material que necesitamos es el siguiente; Un minitaladro, una lima muy pequeña y tornillos.


Lo primero que debemos hacer es elegir los tornillos adecuados. No todos nos sirven. Si son demasiado cortos no podremos dejarlos sueltos porque se caerán del chasis. Y si son demasiado duros no conseguiremos hacerles mella con la lima.
Por lo general los tornillos de Ninco, SCX, Slot.it y alguna otra marca, no oponen ninguna resistencia a la lima.



Una vez seleccionado el tornillo tenemos que sujetarlo en el minitaladro como si fuese una broca u otro accesorio.



Para ello debemos elegir una boquilla de un diámetro adecuado, para que sujete con firmeza el tornillo. Además tendremos la precaución de que quede lo mas derecho posible. Si queda torcido no podremos alisar la rosca con la lima correctamente. Además de correr el riesgo de que salga disparado.
Debemos tener a la vista, al menos 3mm de rosca.

Nos ponemos las gafas de protección y manos a la obra.

Utilizaremos pocas revoluciones para que no se caliente el metal y aplicamos la lima sobre la rosca haciendo un poco de presión, pero no tanta que podamos descolocar el tornillo.
Además la moveremos delante y atrás como si estuviéramos limando cualquier objeto fijo. De ese modo no dañaremos demasiado la lima ya que la rosca del tornillo actúa a su vez como otra lima sobre la propia lima, y valga aquí la redundancia.



De vez en cuando comprobaremos el progreso parando el taladro.
Podemos finalizarlo cuando veamos el tornillo mas o menos liso. Tampoco es necesario hacer desaparecer todo rastro de la rosca, ya que es fácil que nos pasemos limando y dejemos un tornillo demasiado frágil.

Obtendremos algo parecido a esto a partir del tornillo original.



Y esto es todo. Como veis es tan sencillo como rápido y en la práctica funcionan exactamente igual que cualquier otro tornillo métrico del mercado.

Eso si, es bueno reservar los tornillos métricos comercializados por las marcas de slot para las competiciones. Ya que algunos reglamentos exigen que todo el material empleado en la preparación de un coche sea de alguna marca de slot.