06 julio 2008

Eagle Gurney-Weslake T1, la F1 en los años 60

¡¡Se ha movido algo!! ¡¡El blog esta vivo!!

Sí, aunque no lo parezca esta vivo. Y tras unas laaaargas vacaciones blogeras vuelve a ofrecernos mas slot. :)

Hace muchos meses, cuando vi en la feria de Núremberg que Superslot anunciaba una caja en edición limitada que iba a alojar en su interior dos joyas de la década de los 60, un único pensamiento vino a mi cabeza -¡Por fin! Mis plegarias han sido atendidas-.

Tras una larga espera, mucha paciencia y casi 80 euros menos en mi cuenta -¿Quién dijo crisis?-, por fin han llegado a mis manos en esta preciosa caja. Junto a los coches hay una tarjeta certificando una tirada limitada de 7.000 unidades.



El trabajo de Superslot es canela fina y coloca el listón tremendamente alto.
Por sacar algún pero, en comparación con su competencia, encarnada en los GP Legend de Cartrix o SCX, hay que decir que resultan canijos y poco o nada manejables, siempre pensando en enfrentarlos en la pista, claro.



De momento vamos a centrar la entrada de hoy en el Eagle, pilotado por Dan Gurney, con el que consiguió una victoria histórica en el gran premio de Bélgica en 1967. En el interior de la caja encontrareis una breve pero jugosa crónica de esta apasionante carrera.



Como decía es pequeño en comparación con otros GP Legends reproducidos en slot. Y sí, es pequeño pero matón. Los milímetros de menos se ven compensados por cantidad y calidad de detalles asombrosos.



El color base es un discreto color azul, que solo cuando uno se fija en detalle, se aprecia que además es metalizado.



La tampografía que luce es impecable, hoy por hoy la mas fina y delicada que podemos encontrar en el mercado con muchísima diferencia.



La carrocería esta llena de remaches diminutos que aumentan el realismo del modelo. Sus formas son suaves, perfectas.



Las entradas de aire realmente dejan pasar el aire. Donde el plástico se queda corto, aparecen inserciones metálicas de fotograbado o malla metálica que aumentan, mas si cabe, el realismo de esta maravilla.



Inevitablemente uno ha de detenerse en la parte trasera, donde estas leyendas de la F1 de finales de los 60 se vuelven absolutamente espectaculares.



Casi la mitad del motor está completamente a la vista. Como veo algo complicado describirlo con palabras, mejor será deleitarse con las fotos del mismo.





Las llantas ruedas, gomas y suspensiones siguen a la altura del resto en cuanto a detalle. Si bien las ruedas traseras parecen algo mas pequeñas que en el modelo original. Además el eje trasero da la impresión de ser mas estrecho. No obstante son detalles que no desvirtúan en absoluto el modelo de slot.





El piloto y el puesto de pilotaje son sencillos, como en la época, pero no por ello menos detallados.





En cuanto a la mecánica, es la "típica" en estos casos. Motor slim de la casa con escaso freno e imán y muchas revoluciones; combinación peligrosa. Relación de corona y piñón 27/9 , ambos de plástico. La guía es de tornillo con el sistema de cambio de trencillas rápido de Superslot.

La medida entre ejes es de 75.6mm, la batalla (medida desde el eje trasero al tornillo de la guía) es de 84mm. Longitud total 128.6mm, anchura 57.6mm (eje trasero) y altura 52mm.



Cuidado al desmontarlo. La parte superior e inferior de la carrocería están unidas de modo casi invisible por la suspensión trasera. Hasta que no se suelta una, uno no se explica porque siguen unidas ambas piezas tras retirar todos los tornillos.



En cuanto a comportamiento dinámico poco puedo aportar de momento. Sin imán se muestra nervioso y acusa la falta de grip de las gomas junto a un motor poco dócil. No obstante es una auténtica delicia ver en movimiento un modelo como este en nuestro circuito.

Y como siempre, ahí va un fondo de escritorio de regalo.

2 comentarios:

davidlazaf1 dijo...

Los coches estan realmente logrados,la verdad es que ami me gusta bastante el slot pero el problema es que es caro,buen blog

srkt dijo...

Yo tambien los tennngoooo