20 abril 2011

BMW M3 GT2, blanco alemán

Parece mentira que con la de modelos del fabricante alemán Carrera que hay en mi colección, no haya presentado aún ninguno de ellos.


Vamos a acabar con este descuido hoy mismo con una entrada sobre uno de los GTs mas venerados de los últimos tiempos. Y que promete grandes triunfos sobre los circuitos... al menos sobre los de asfalto.


En el momento que Carrera lanzó su BMW M3, SCX hizo lo propio con el suyo. Así que en el momento de adquirirlo tuve que plantearme la disyuntiva. Pero una vez vistos los dos juntos se disiparon las dudas. Probablemente el de SCX tendría mejor rendimiento en pista y detalles aparentemente mas finos. Pero la reproducción de Carrera me entró por los ojos a la primera.


El modelo de SCX no tiene la planta de bestia del asfalto que ha conseguido Carrera con su recreación. Ni unos volúmenes tan contundentes. Ni detalles como las entradas de aire perforadas o al menos simuladas con pintura negro mate.


Truco que funciona al 100% y utilizan casas como Racer.


El siguiente punto que llama la atención son las ruedas. El detalle de las mismas es alto, aunque la pintura empleada no está a la altura del molde. Y curiosamente la delantera y trasera poseen diferentes medidas.


Siendo la delantera de menor diámetro y mayor perfil y la trasera de mayor diámetro y menor perfil. Esto hace que la rueda delantera parezca algo menuda y posea, en cambio, un perfil desmesurado.


No acierto a comprender el por qué de esta desigualdad en los zapatos de este GT, pero lo cierto es que, a menudo, los diámetros de las ruedas que Carrera incorpora a sus modelos y su posición respecto a los pasos de rueda desmantelan totalmente la buscada planta racing de algunos de sus coches.


Algo característico de BMW son sus ópticas y el modo en que se integran en la carrocería.


Sin duda Carrera consigue recrear este punto. Aunque de modo algo austero en la parte trasera.


La pintura que recubre el modelo también da muestras desiguales y austeras. Prescinde de barnizado consiguiendo un bonito acabado mas mate que satinado. En conjunto no desluce en absoluto su aspecto general.


Presenta algunas faltas y manchas en alguna zona. Pero supongo y espero que no sean comunes a toda la tirada.


Puestos a observar los detalles de la carrocería el efecto es curioso.


Por separado no son muy maravillosos y se ven mejorables.



Y lo mismo se puede aplicar a la tampografía. Que lo mismo nos da una de cal.


O una de arena.


El chasis y apartado mecánico del modelo es el habitual de los últimos tiempos de Carrera.


Se une a la carrocería mediante 4 tornillos. En la parte inferior vemos el conmutador para invertir el sentido de la marcha, la rejilla que nos protege de quemaduras y a la vez nos priva de un mejor comportamiento dinámico, los huecos de los imanes (ya retirados de sus alojamientos) y el hueco donde colocar la pala de la guía.


Carrera ha tenido a bien acompañar al BMW con un par de palas de diferente calado para no tener problemas en ningún tipo de pista, aunque no sea Carrera.
Su colocación y extracción es extremadamente rápida y sencilla. Cosa muy bien pensada, pero que obliga a emplear un mecanismo algo complejo para que las trencillas se queden en el chasis y negándonos cualquier opción a colocar una guía estándar.


Con el tiempo hemos visto como Carrera ha reducido sus sistemas eléctricos. Aquí tenemos un ejemplo en el que ya prescindimos por completo de esa maraña de cables y de una placa que ocupaba 1/4 de la superficie del chasis. Sin duda esto repercute en una importante reducción del peso.


En esta foto vemos una de las recientes novedades de sus chasis. Los semiejes delanteros. Lejos de pretender ser una mejora dinámica, son mas bien una necesidad derivada del nuevo y aparatoso mecanismo de la guía. Este sistema nos aporta como novedad un sistema autorretorno y la mencionada facilidad para cambiar la pala. Por contrapartida los semiejes son extremadamente difíciles de extraer del chasis sin romper nada y además no consiguen que las ruedas apoyen como debieran.


El motor y engranajes del eje trasero no incorporan ninguna novedad. Sí podemos apreciar que prescindimos de la cuna extraíble que incorporada en modelos anteriores.


Seguro que alguien ya se ha fijado en que no se ven las luces del coche por ninguna parte. Y efectivamente este modelo prescinde de la circuitería y soportes necesarios para colocarlas.


En definitiva tenemos un coche que no se sale de la linea habitual de Carrera. Gustará a los incondicionales de la marca germana y al resto quizás llame la atención por ser un modelo inédito hasta el momento.

Lo mejor de este coche es el precio. Muy ajustado gracias a revisiones en el proceso de producción y simplificación de sus partes y acabado. Ajustes que en ningún caso convierten el resultado en una pretendida serie económica de aquellas que te venden un coche a medio hacer y al mismo precio que este, por ejemplo.


No disponemos de prueba dinámica del coche. Pero dadas las características de su chasis y elemento mecánicos, en los que no se aprecia ninguna evolución dinámica de ningún tipo, parece lógico pensar que este modelo no va a resultar ningún revientacronos.

En definitiva es un coche que llena, por algo está en mi colección.
Aún así reconozco que como compulsivo piloto de circuito no me canso de mirarlo y de preguntarme -Lástima de mecánica ¿No sería bonito verlo evolucionar en la pista con un Chasis HRS y un motor a la altura de un auténtico M3?

1 comentario:

mex22 dijo...

excelente entrada amigo yo hace poco le hice la nota y estaba por hacer el de scx y una nota comparativa entre ambos hay cosas que iene uno que el otro no pero tengo que coincidir contigo en que es mas lindo el de carrera
abrazo