23 marzo 2008

Ford Saleen Acemco, con un toque valenciano



Tras un largo e involuntario paréntesis volvemos a la carga.

Esta vez con una nueva decoración y artículo original.

Tras las decoraciones Shell necesitaba hacer algo sencillo y rápido, sin máscaras ni demasiadas complicaciones.
Tenía un spray naranja Jagermeister por un lado, el amigo Fabián, de Condor Decals, me había enviado unas calcas específicas para el Saleen, y por supuesto, tenía también un Saleen Fly Racing pidiéndome a gritos algo de pintura.



Originalmente el Saleen Acemco debería ser plateado, pero no me gusta como quedan los metalizados a esta escala y además los colores de las calcas se complementaban a la perfección con el color naranja q tenía disponible.



Desmonté y lijé el coche. Por vez primera no utilicé imprimación (y no creo que lo vuelva a hacer) para conservar el amarillo de fondo. Es un color ideal para añadir un naranja encima. Parece una tontería pero el color base sobre el que añadimos el color definitivo es crucial para el acabado final. En este caso el amarillo añade una vibración e intensidad extras al naranja.



Es una delicia pintar de un solo color. El trabajo se simplifica un mundo y se nota en las horas dedicadas al trabajo. Claro, luego conviene trabajar un poco mas el tema de las calcas u obtendremos un coche extremadamente soso. Y mas tratándose de un coche de competición.



De las calcas hay que decir que están diseñadas por un modelista, y se nota a la hora de aplicarlas sobre la carrocería. Casi todas están agrupadas de modo que, de una sola vez, colocamos varios patrocinadores perfectamente distribuidos en su sitio. No tener que alinearlos a pelo resulta muy satisfactorio y el resultado es perfecto.



Una vez aplicadas todas las calcas podemos barnizar. Es una de las fases mas delicadas en una decoración. Sobre todo si lo haces a base de sprays, como es mi caso. Gracias a los excelentes consejos de Fabián conseguí entender como funciona un barniz y lograr, posiblemente, mi mejor barnizado hasta la fecha.



A los dos días de aplicarlo, no pude resistirme y eché mano a la carrocería dejando unas hermosas huellas en algunas zonas. Tras el disgusto, Fabián me explicó que el barniz seca mas o menos rápido, pero tarda en curar (proceso de endurecimiento) una semana. No volví a tocar la carrocería en ese tiempo. Y grande fue mi sorpresa al comprobar que todas las huellas habían desparecido al terminar el proceso de curado del barniz. Claro que si hubiera tocado el coche al cabo de 5 minutos de haberlo barnizado, no tendría fácil arreglo.

Hasta ahí la odisea de la carrocería.
Recientemente me digné a pintar el lexán del interior de todos mis coches, así que adquirí varios colores de esas pinturas empleadas para pintar figuritas de Warhammer y pinté todos los pilotos. Evidentemente es el punto mas flojo de la decoración de este coche. Me conformé con un acabado justito teniendo en cuenta que al final es una parte que no suele verse demasiado.



Confieso que hace tiempo tenía todo listo menos la bandeja del piloto. Solo cuando he terminado con ella, me he decidido por fin a montarla en el coche, hacer las fotos y colocar el artículo. Esto significa que pronto veremos unas cuantas decoraciones mas...

Y para retomar las buenas costumbres ahí va un fondo de escritorio del Ford Saleen.