04 octubre 2010

Ford Mustang Notchback, un pony americano



No hace tanto tiempo surgieron rumores de una nueva marca Pioneer. Su lanzamiento estrella sería el Ford Mustang que pilotaba el personaje protagonizado por Steve McQueen en Bullit. Cinta calificada de culto en nuestros días. Pero no es el Mustang del que hablaremos hoy.



El caso es que aquella marca afincada en UK ya cumple mas de un año en el mercado, pero es ahora cuando algún comerciante nacional se ha aventurado a distribuirlos en España, para evitarnos tener que pagar en Libras.



Tenía mis dudas a la hora de hacer la compra. El modelo me gustaba, pero ¿Sería de mi agrado? ¿Sería pequeño, grande, mediano? ¿Parecería un juguete o una maqueta?
Dudas razonables, ya que son detalles que no se pueden apreciar en las fotos. Y aunque te lo cuenten no es lo mismo.



Y ahora que lo tengo delante... sí. Puedo decir que me gusta, cumple mis expectativas con creces. A nivel de acabado podría situarlo entre un Superslot y un Fly. Lo cual no está nada mal para ser el 2º molde de una marca que esta arrancando aún. Es uno de los inicios mas prometedores.



No presenta errores de juventud, si no madurez precoz. El acabado de la carrocería es una delicia. La pintura roja es muy brillante, los blancos contundentes, la tampografía de nueve alto.



Se leen perfectamente las tipografías mas diminutas en los logos mas microscópicos y todo ello con una nitidez, que la cámara solo en el modo super-mega-macro, es capaz de sacarle defectos.





Ninguno de los logos mostrados en las fotos alcanza los 3mm de tamaño.



Es una estupenda piel para una carrocería mas que notable. Aparentemente está bien proporcionado, la linea es estupenda. Los detalles del molde son finísimos y afilados donde es necesario.



La carrocería tiene varias piezas ensambladas de forma brillante que consiguen una buena dosis de realismo.



La toma de combustible es genial, los cierres minúsculos están resaltados en plata, así como los marcos de los cristales, que son los mas finos y exquisitamente rematados que he visto últimamente.



Las ópticas traseras son un elemento muy característico del Mustang que han sido reproducidas con muy buen tino.



Las llantas, una de las piezas mas denostada por muchas marcas y que termina por degradar la apariencia global de cualquier modelo. No es el caso. Pioneer mantiene el nivel. Incorpora unos brillantes discos de freno, aunque sin pinzas. Elemento que tampoco se echa de menos en un modelo de slot.
Montan unas gomas que realmente dan sensación de estar infladas. Y que ademas son diferentes en ambos ejes. Llevando mas perfil las traseras. La tampografía que lucen es impecable.



El interior esta trabajado de modo acorde con el exterior. Los detalles son muy refinados y abundantes. Y ojo, el color del cockpit es pintura, no el color del plástico.



El piloto es un tipo de aspecto curtido. No recuerdo haber visto un piloto tan concentrado y con tanta personalidad dentro de un coche de slot.

En cuanto a la apariencia del coche está todo visto y contado. Vamos a ver ahora el tema mecánico.



Le damos al vuelta y vemos un chasis negro, como todos, y que nos suena mucho.
Confirmo mis sospechas al echar un vistazo al Mustang actual de Superslot. Ambos chasis son primos hermanos. Sus formas y volúmenes exteriores son casi idénticos. Incluso tienen la misma tapa para facilitar su digitalización.



Aparentemente se une a la carrocería con 4 tornillos. Tornillos, por cierto, que carecen de rosca cerca de la cabeza para facilitar la basculación. Pero a la hora de abrirlo descubrimos que los dos tornillos del centro no permiten separarlo. Hay que retirarlos también. Estos van unidos al habitáculo, así pues deberemos prescindir de ellos si queremos dotar de basculación a la carrocería.



Una de las cosas que llama poderosamente la atención en el interior es el enorme vástago de la guía.



En teoría es una mejora que facilita el cambio de trencillas sin tener que desmontar el chasis. A su vez el alojamiento de la guía parece compatible con cualquier guía estándar, salvo por estar hundido unos 2mm. Peculiaridad que tampoco resulta insalvable.
Las trencillas son similares a las de Carrera al ir insertadas en una chapa metálica que a su vez se coloca en los respectivos huecos de la guía. Dentro de la caja viene un par de repuesto. Pero echamos en falta instrucciones para realizar la operación.



Vemos detalles orientados a que el comportamiento del coche sea impecable en pista. Aunque hay otros que desmontan esa teoría. Por ejemplo; El eje delantero va montado con cojinetes de plástico y tras ellos hay algunos separadores para limitar el juego lateral del eje. Eso es estupendo. Pero luego observamos que el soporte de los cojinetes es muy fino y por otra parte la goma delantera lleva demasiado perfil como para que apoye la guía. A su vez el calado de la pala de la guía está pensado para no rozar en pistas Scalextric.



En el eje trasero nos encontramos cojinetes de bronce con orificios para ser lubricados con facilidad. También incorpora algunos separadores, aunque en este caso no consiguen limitar el juego lateral del eje. Los soportes de los cojinetes tampoco son demasiado robustos.



El motor de caja corta viene serigrafiado: 18.000 rpm a 12v. Es decir estamos ante un mabuchi de los que equipan casi todos los coches estándar. Esto es interesante si queremos enfrentarlo a otros clásicos que ya tengamos en nuestra colección.
La relación de los engranajes es 12/36.

El tacto de las gomas recuerda una vez mas al habitual de Superslot. Y al igual que esta marca reproduce el dibujo de las gomas en la banda de rodadura.

Vamos con las medidas.

Las llantas delantera y trasera son diferentes en ancho y diámetro. La delantera mide 6,8 mm de ancho y 15 mm de diámetro, 20 mm con la goma. Su garganta es mas estrecha de lo habitual, lo que dificulta el cambio de neumáticos por otros de menos perfil. La trasera 7,8 mm y 15,5 mm, 21,7 mm con su respectiva goma. la caja incluye un par de repuesto en la caja. Aunque la garganta de esta llanta tambien es algo estrecha, no será tan complicado usar otro neumático.

La distancia entre ejes es de 84 mm.
Desde la guía al eje trasero hay 93 mm.
El tren delantero mide 54 mm de ancho. El trasero mide 57 mm de ancho.
La carrocería mide 143,8 mm de largo, alcanza 60 mm en los pasos de rueda traseros, su ancho máximo. Y su altura es de 41 mm.
El peso total de serie es de 89,1 gr de los cuales 33 gr pertenecen a la carrocería.



¿Y como se comporta en pista?
Antes de colocarlo en la pista, ya sin imán, me lo imaginé haciendo croquetas en todas y cada una de las curvas. Pero me sorprendió para bien. Ya que tuve que subir el ritmo un poco mas de lo que pensaba para que comenzase a hacer extraños en las curvas. A penas dí unas pocas vueltas, pero fueron suficientes para dejarme una buena e inesperada impresión.
Obviamente no es un coche puntero, pero en la categoría "de serie" podrá enfrentarse a sus homólogos americanos en igualdad de condiciones. Dentro de los "homólogos", no podemos contar a los Carrera Evolution. Que como todos sabemos "están echos de otra pasta".

1 comentario:

DEMO dijo...

Fantástico artículo maestro!! Qué gusto leer algo tuyo, ya te podían dejar algo más de tiempo, y tu dedicarlo, claro está.

Uno de los míos, el único que por ahora he metido en pista, creo recordar que no llegó a la primera vuelta. Todas las llantas flojas. Sin imán..., como bien dices, para un enfrentamiento de homólogos..., qué fino!!

Un abrazo