12 diciembre 2009

Ferrari 250 LM de Racer, de lujo



Lo que hoy tenemos entre manos es un lujazo que va a elevar el caché de este blog a cotas nunca vistas. Y es que un modelo de Racer es siempre lo mejor de lo mejor hasta el mas mínimo detalle.



Hace años que llegó este coche a mis manos como autoregalo de cumpleaños. Y a día de hoy sigue siendo mi único coche de slot fabricado en resina. No es que le tenga alergia a este material o que no me gusten este tipo de modelos. Mas bien se trata de una cuestión económica, ya que las resinas son muy caras en comparación con el plástico.



¿A quien puede no gustarle algo así?



Habría que estar completamente ciego para no apreciar la belleza de esas sinuosas curvas.



Este modelo en concreto corrió las 12h de Sebring en 1965. Y es que los 250 LM fueron diseñados exclusivamente para carreras de resistencia.



Racer es un fabricante de coches de slot artesanal. Su materia prima es la resina combinada con un enorme amor por el detalle y los coches mas bellos de la historia.



Los coches que salen de su factoría son impresionantes. Uno no se cansa de mirarlos durante horas y horas. La atención por el detalle combinada con el buen hacer y el buen gusto son patentes mires donde mires.



Las llantas son inmejorables. Ninguna otra marca de slot logra tal fidelidad, calidad y brillo en sus componentes.



La decoración está realizada íntegramente a base de calcas y es algo que solo percibimos a fuerza de haber visto y analizado un montón de decoraciones.
Si me hubieran dicho que es tampografía, también me lo habría creído sin rechistar.



Como digo, la atención por el detalle es constante en los modelos de Racer.



No hay detalle que no nos llame la atención.



Cada vuelta que damos al coche es un descubrimiento.









Otra cosa que llama la atención es el excepcional brillo de esta carrocería. Y es que jamás de los jamases he visto otra marca que consiga este acabado. Aunque tal vez sea porque no he visto en vivo muchas mas marcas que trabajen la resina.

Cualquiera que haya intentado pintar y barnizar un coche en su casa se habrá percatado de lo complicado que es conseguir este resultado. Quizás el truco se halla en una buena sesión de pulido tras terminar la fase del pintado. Algo a lo que muy pocos están dispuestos tras haber barnizado una carrocería.



¿Y que hay del interior?



Como veis el interior es modesto.



Pero muy descriptivo.

¿Y las tripas?



Tradicionalmente Slot.it se encarga de la mecánica de los modelos de Racer. Y si hablamos de Slot.it hablamos de precisión de relojería, calidad y fiabilidad mas que probadas.



El chasis se sujeta a la carrocería con cuatro tornillos que debidamente aflojados permiten una perfecta basculación.



Podemos reconocer la típica cuna de motor de Slot.it y todos los componentes que monta habitualmente en sus chasis.
La distancia entre ejes es de 76 mm. Desde la guía al eje trasero hay 91 mm.
El tren delantero mide 59 mm de ancho. Sus llantas miden 5,9 mm de ancho y 16 mm de diámetro. Con las gomas alcanza los 20 mm diámetro.
El tren trasero mide 60 mm de ancho. Sus llantas miden 7,9 mm de ancho y 16 mm de diámetro. Con las gomas alcanza los 22 mm diámetro.



El motor es una maravilla. Para ser de caja corta, sus prestaciones en bajos, velocidad punta y freno son estupendos. En este sentido recuerda enormemente al veteranísimo NSR Shark.
El piñón es de 12z y la corona roja de 36z y 19 mm de diámetro.



El peso del modelo de serie es de 105 gr de los cuales 49 gr pertenecen a la carrocería completa. El habitáculo pesa 13,5 gr y existen bandejas aligeradas para reducir este peso y de paso permitir el montaje de motores de caja larga.


¿Y esto es todo?

Pues si.
No puedo hablar de su comportamiento en pista. Sinceramente, no me atrevo a rodar con el. Prefiero no averiguar la resistencia a los impactos de la resina o la pintura de este modelo. Seguro que podéis entenderme.

Bueno, quizás esto no sea todo.

¿Qué tal si comparamos cara a cara sendos 250 LM de Fly y Racer?

Vamos allá.



Se aprecian con facilidad diferencias notables en sus curvas y dimensiones. Sobre todo en anchura y altura.



Podemos dudar si en ambos casos se trata del mismo modelo.



Otra diferencia que no se aprecia en las fotos es el peso. El de Fly solo pesa 65,5 gr frente a los 105 gr del Racer.



En teoría el mas fiel en cuanto a formas y dimensiones es el de Fly.



Pero sinceramente, vistos uno junto a otro la estampa del Racer es imponente. El Fly no sale muy bien parado ni parece tan racing como el de Racer. Así que me quedo con la interpretación del modelista de Racer.

Tal vez mas adelante pueda contaros algo sobre la dinámica de esta joya, pero tendrá que ser con otro modelo. Concretamente con su versión en kit.



Racer dispone, de casi todos sus modelos, versiones racing. Estas vienen tal y como veis en la foto.
Nos proporciona una base completa para montar el coche. Pero dejando en nuestras manos la parte mecánica. Por supuesto el precio de este kit es mucho mas asequible que el de un coche completo. Aún así no es una ganga.

Tengo entendido, aunque no he podido encontrar ninguna fuente para contrastar el dato, que las carrocerías de estos Kits son algo menos rígidas, dotándolas de cierta flexibilidad que nos vendrá bien caso recibir algún impacto.

Y ahora sí. Ya no tengo nada mas que contar sobre esta maravilla. Así que me despido no sin recomendaros antes que empleéis este estupendo fondo de escritorio para embellecer vuestros monitores.

4 comentarios:

Waskalas dijo...

an artículo compañero. A la altura de la belleza del coche.

Enhorabuena

samjack dijo...

Te recibo entrecortado.

Gracias :)

Miguel Gómez dijo...

Samjack, es PERFECTO ademas con las fotos con las que nos deleitas le hace más bonito.

Saludos y GRACIAS

DEMO dijo...

Qué preciosidad..., he vuelto a disfrutar de él tanto tiempo después de las dos primeras veces que disfruté de él. Juraría que ya había piropeado tu estilo..., inconfundible desde Slotcenter, un maestro en todos los sentidos. Gracias Sam!!

Salud