17 febrero 2008

Porsche 991 GT3R, un clásico moderno

Hoy tenemos el lujo de estrenar artículo. Si, si, este no es reciclado.

El honor lo merece uno de los modelos mas recurrentes de Superslot; El Porsche 911 GT3R.
Hoy día, y contando solo modelos producidos por Superslot, podemos encontrar mas de 20 decoraciones diferentes.



Por ser el primer modelo de Superslot quiero empezar aclarando la ya clásica confusión de los productos Superslot/Scalextric.
Los que naveguen por tiendas fuera del territorio Español se encontrarán que los coches de Scalextric tienen poco que ver con la marca que conocemos aquí como Scalextric y sí mucho que ver con Superslot.
En efecto, los coches que aquí compramos bajo la marca Superslot en el resto del mundo son Scalextric. Y los Scalextric españoles a su vez, fuera de España se denominan SCX.
Es una cuestión de licencias, derechos y otros asuntos que no vienen al caso.
Así que resumiendo, los coches que aquí conocemos como Superslot en el resto del universo son Scalextric.

Y ahora si, empecemos con nuestro Porsche.





La decoración de este Porsche pertenece al patrocinado, entre otros, por los New York Yankees y que participó en la 24 horas de Le Mans celebrado en 2002. Las luces amarillas facilitan la distinción de su categoría en medio de otros GTs.



El molde es exquisito, la reproducción del Porsche es fiel al original. La tampografía es una delicia. Los colores perfectamente opacos y definidos. Por diminutos que resulten los logos su definición es perfecta.
En cuanto a detalles el molde es mas bien escaso, pero queda subsanado por la inclusión de estos en la tampografía.



Quizás lo único que no termina de convencer es la aplicación metalizada sobre las ópticas. Aunque ello no afea en absoluto el coche.

La parrilla delantera es uno de los puntos fuertes de esta reproducción. Realzada con el uso de fotograbado y una tampografía perfecta simula con gran detalle las rejillas de entrada de aire.



La zaga, mas discreta, no deja de ser llamativa. Sus curvas, decoradas con diversos patrocinadores, son perfectas.
Queda enmarcada entre un magnífico alerón y unos tubos de escape que esconden bajo la falda una de las zonas mas espectaculares de la mecánica del Porsche.





El chasis es muy sencillo visto por fuera, pero empieza a desvelar algunos detalles llamativos de su complejidad mecánica.
Se sujeta a la carrocería mediante dos tornillos. Aflojándolos podemos conseguir una discreta basculación de la carrocería. Solamente limitada por los leds situados en el chasis y que encajan en las ópticas de la carrocería. Impedimento completamente salvable.



En su interior descubrimos varias sorpresas. Entre otras llama la atención el color de los engranajes, las tres posibles posiciones de un imán de botón, el sistema de la guía, etc.



En primer lugar nos llama poderosamente la atención el color celeste de los engranajes. La relación es 11/36 y no apreciamos nada mas de particular en ellos. Ambos son de plástico y el engranaje es muy fino.
El motor es el típico Mabuchi de caja corta de 18.000 rpm.



En la parte delantera se concentra buena parte de las sorpresas que comentábamos.
Bajo un puente que soporta la iluminación delantera (curiosamente carece de iluminación trasera) nos encontramos en primer lugar con dos semiejes para las ruedas delanteras. Ambos metálicos con un juego vertical limitado y gran suavidad. Prometen ofrecer buenos apoyos en curva.



Dos tornillos sujetan unas pletinas que reciben corriente directamente de las trencillas.
La guía azul dispone de un curioso sistema de autocentrado demasiado rígido que puede darnos problemas en los giros mas cerrados. También parece mas limitado de lo deseable el ángulo de giro de la guía.



Las pletinas de corriente no tienen nada de particular. Cumplen su misión estando siempre en contacto con las trencillas. Parecen menos problemáticos que los de SCX aunque carecen del recorrido vertical típico de SCX.



Tanto el sistema de guía con pletinas, como los semiejes, han desaparecido en las reproducciones mas recientes de este Porsche. La guía ahora es la negra con tornillo. Y su posición se ha avanzado medio centímetro respecto a su anterior ubicación en el chasis.
Al haber sustituido el único tornillo delantero por 2 en diferente posición, ahora el tren delantero posee un único eje para ambas ruedas.

Algo poco habitual que uno se encuentra al abrir este coche es que el habitáculo no se halla fijado ni al chasis, ni a la carrocería. Simplemente va encajado entre ambos sin mas complicaciones.



El piloto resulta algo cabezón por el tamaño del casco. Algo muy típico y que recientemente está corregido en los últimos modelos spyder que ha producido Superslot.
El detalle del habitáculo es algo espartano. Destaca el extintor y la discreta tampografía que esboza el salpicadero.



Las ruedas de este modelo son magníficas. Con un gran detalle y buen acabado las llantas delantera y trasera son idénticas en apariencia. Si bien su diámetro es de 21mm (goma incluida), su anchura difiere. Es de 10mm para la trasera y 9mm para la delantera.
Las gomas no resultan nada blandas al tacto. Recuerdan ligeramente a las slick que incorpora SCX actualmente en sus modelos.



Es de reseñar que salvo una de las llantas traseras el resto viene completamente centrado y la que está descentrada no lo está demasiado. Sin duda hay casos mucho peores.

En cuanto a cotas medidas en nuestro taller particular obtenemos los siguientes datos;
La anchura del eje trasero es de 57mm, el delantero mide 53mm.
La anchura del vehículo es de 57,6mm, su largo 138mm y la altura es de 42mm.
La batalla (medida del eje trasero al pivote de la guía) es de 92,3mm.



Medidas en conjunto nada desdeñables. Además, según el fabricante el peso es de 83gr. Si pensamos en competición está claro que habrá que someterlo a una severa dieta.

Con un poco de suerte podremos hablar mas adelante de su comportamiento en pista y posibles mejoras.


Y para rematar el artículo tenemos un nuevo fondo de escritorio cortesía de la casa.

No hay comentarios: